miércoles, 18 de noviembre de 2015

CIAO, CIAO SERGIO

JADUE DEJA AL FÚTBOL CHILENO EN UN ESTADO DE QUIEBRE INSTITUCIONAL ABSOLUTO

FALTA SABER AHORA QUÉ OCURRIRÁ CON   EL DIRECTOR TÉCNICO
 JORGE SAMPAOLI



Sampaoli y Jadue...¿Qué pasará en el fútbol chileno?
El ex presidente de la ANFP Sergio Jadue, cuya situación real dentro de la entidad hasta ahora se desconoce, abandonó Chile anoche para convertirse presumiblemente en un “testigo protegido” en el escándalo de la FIFA y arribó a la ciudad de Miami en la Florida custodiado por efectivos policiales.
.
De acuerdo a lo que informa Canal 13, el aún presidente de la ANFP se bajó del avión LAN 500 junto a su familia y de inmediato recibió protección.
.
Esto aumenta aún más las versiones que señalan que el calerano habría viajado en calidad de "testigo protegido de la justicia norteamericana".
.
Cabe recordar que ayer en sus escuetas declaraciones en el aeropuerto de Santiago el vicepresidente de la Conmebol señaló que su viaje se debía a "vacaciones junto a mi familia".
.
Ante esto, desde la ANFP apuntaron a El Merucrio que "Jadue viaja en calidad de testigo protegido de la justicia norteamericana (por el caso FIFA). Nadie que va de vacaciones consigue Visa por más de tres meses".
.
Para esta tarde se espera que el ente rector del fútbol chileno oficialice la situación que se está viviendo.
.
Jadue ocupa la Presidencia de la ANFP desde enero del 2011.

Los hechos recientes

Con la mirada perdida, extraviada, y una expresión facial desvaída, en la que costaba esfuerzo adivinar emoción alguna,  Sergio Jadue  hacía su aparición en el Aeropuerto de Santiago. Así describe el diario La Tercera (su equipo deportivo) la salida de Jadue de Chile.

Eran las 21.20 de la noche, y mientras en Montevideo la selección chilena claudicaba con estrépito ante Uruguay  en el Estadio Centenario, el presidente de la ANFP se disponía a dar sus últimos pasos como timonel del máximo organismo del fútbol criollo. 

Diez minutos antes, su mujer, María Inés Facuse, acompañada de los dos hijos de la pareja, Nicolás y Sabja, había llegado al terminal. Lo había hecho a bordo de otro vehículo, y esbozando una leve sonrisa, consciente, tal vez, de que la suya no era una huida.  Quizás por eso, el contraste resultó tan grande cuando Jadue arribó a Pudahuel. Porque aunque en su rostro no podía leerse a primera vista atisbo alguno de culpa, o de arrepentimiento, sí que podía intuirse el miedo. Y sobre todo  el deseo de huir en una fuga desesperada de sí mismo, de su propia sombra poderosa que lo persiguió hasta la misma puerta de embarque.

Fueron apenas cien metros de travesía, menos de dos minutos de terrible espantada bajo la lluvia de micrófonos y flashes y cámaras.  Con ropa sport, como si en cualquier momento fuese a salir corriendo, pero caminando casi a cámara lenta, escoltado por dos policías al principio, y después por tres, ya en el piso superior de embarque preferente. Así fue la sombría despedida de Jadue, su particular descenso a los infiernos.

El del hombre elegante y trajeado, el del pez gordo de la ANFP, convertido ayer en una mera caricatura de sí mismo. Pálido, con rictus cadavérico, encogido, asustado, abrumado por la situación y la multidudinaria presencia de los medios, moviendo los labios pero sin alcanzar a decir palabra -o diciéndola en voz muy baja, como si no hicieran falta ya más excusas-, el presidente ponía rumbo a Estados Unidos, con primera escala en Miami.   “Sólo quiero descansar, estar con la familia”, acertaba a murmurar como respuesta más o menos genérica a un sinfín de interrogantes.

Una caída fulgurante, que se concretó en cinco días, los que pasaron desde su enérgica reacción el jueves pasado al regreso vía Sao Paulo de un enigmático viaje (“no voy a renunciar, no tengo motivos”), a su salida del país por la puerta de atrás en la noche de ayer.  Sin esperar siquiera a que la ANFP oficilizara su adiós, lo que se espera hoy.

Así quedaban atrás cinco exitosos años, también polémicos - y posiblemente turbios- al frente del fútbol chileno. En el camino, la licencia médica del mismo jueves con la que dejó el cargo de forma provisional y la renuncia que aceptó el pasado domingo, como “salida digna”, con la condición de no hacerla oficial hasta que la Roja acabara su compromiso en Montevideo. El fin a una era.

Los billetes de la familia Jadue hablaban de Miami, con vuelta en mayo de 2016, pero ni una cosa ni la otra son referencias definitivas. El destino del ex timonel era Nueva York, según un miembro del consejo de presidentes, donde permanecerá por tiempo indeterminado.

Jadue concretaba con su viaje el abandono de un cargo que ejercía desde el 7 de enero de 2011, cuando, con el amplio apoyo de los clubes de Primera División, venció en los comicios a Ernesto Corona. La renuncia, fijada para después del partido ante Uruguay, la dieron por pactada en el directorio desde el pasado domingo.

En sus últimas horas en Chile, el dirigente tuvo escaso contacto con sus otrora cercanos colaboradores. La mayoría de ellos estaba en Uruguay acompañando a la Selección, una función que Jadue acostumbraba a ejercer.

Hasta última hora, desde Quilín desconocían el nuevo rumbo de Jadue y se desligaban de la situación.  “No hemos hablado mucho. Sergio está tranquilo. Quiere iniciar una nueva vida, alejado de la presión que hay sobre él en este momento en Chile. Obviamente también su viaje a Estados Unidos es para colaborar en la investigación que lleva adelante el FBI por el tema FIFA”, aseguraba el mismo director de la ANFP.

El desplazamiento se suma al que el dirigente había realizado a Brasil la semana pasada. Los presidentes están convencidos de que Jadue ha prestado declaraciones en el marco de las indagatorias que realiza la justicia estadounidense por actos de corrupción en el fútbol centro y sudamericano. Ese misterioso viaje terminó por quebrar su relación con el resto de sus directores, a quienes les negó su salida del país y les escondió los motivos y propósitos de la misma cuando se conoció.

En Pudahuel, a Jadue lo esperaban todos. Un enjambre de cámaras, micrófonos y periodistas. Una situación que resultó por momentos  tan caótica que los funcionarios del aeropuerto llegaron a exigir con antelación la salida de los profesionales de la zona de chequeo y embarque.

La voz del Gobierno

El ministro del Interior, Jorge Burgos, también reaccionó a la situación que vive el fútbol. "Son problemas de una organización privada, muy importante que a todos nos preocupa porque el fútbol es un deporte que a todos nos convoca. Espero que la nueva conducción aclare al país por qué (Jadue) se fue. (...) Sólo voy a hacer una consideración. Lo que comienza espurio, termina espurio".

No hay comentarios.:

Publicar un comentario