lunes, 26 de diciembre de 2016

Siria- Comentario Internacional

DESPUÉS DE ALEPPO
Por Martín Poblete

Durante semanas, Aleppo llegó hasta nuestros hogares vía internet y televisión, el horror de la guerra en una ciudad, la lucha calle por calle, casa por casa, trajo memorias de la caída de Berlín en el crepúsculo de la Segunda Guerra Mundial, también de Srebrenica en el colapso de Yugoeslavia.   Carece de sentido seguir dándole vueltas a esta enorme tragedia humanitaria, ya tuvo lugar, quienes estaban en posiciones de poder para impedirla nada hicieron, algunos fueron activos participantes.

Como en todo conflicto bélico, en la guerra civil de Siria hay perdedores y ganadores.   Entre los mas significativos perdedores están Estados Unidos, el Reino Unido, Francia y las demás potencias occidentales en la OTAN; con ellos, Israel, Arabia Saudita, y ese beligerante tardío, Turquía; es difícil entender la tardía intervención del gobierno turco, tal vez el abiertamente declarado odio parido entre el Presidente Erdogan y Bashir El Assad, o presión de los americanos, o erradas evaluaciones en Ankara, o todas las anteriores a la vez.
.
La fallida intervención occidental ilumina los graves errores de los llamados servicios de inteligencia, particularmente de los americanos, israelíes y sauditas; esos errores en Washington, Tel Aviv y Riyadh, encontraron su correlato en el terreno con desastrosas consecuencias.    Los análisis y evaluaciones en Washington y Londres estuvieron marcados por el etnocentrismo y prejuicios que a estas alturas de la historia debieran haber sido eliminados, en cambio quedaron en evidencia las limitaciones de la lógica y racionalidad occidentales para entender con precisión y matices, acontecimientos en un medio cultural diferente; nada refleja mejor la contumacia de las tendencias indicadas, que la búsqueda absurda de inexistentes grupos y/o sectores "moderados(!?)" supuestamente pro-occidentales....    En Tel Aviv priman, siempre, los intereses inmediatos del Estado judío según sea la lectura  estrecha del gobierno de turno; en Riyadh, dónde la iglesia Wahabí de la rama Sunni  es religión oficial del Estado, todo se ve bajo el prisma de la guerra civil de religión sacudiendo el Islam.

Entre los ganadores,  Rusia  puede reclamar crédito por una intervención parcialmente exitosa;  la idea en Moscú pareciera ser la de buscar acuerdos internos con Bashir El Assad y lo que vaya quedando del Partido Baath, para consolidar lo ganado; en otra dimensión, Vlad Putin y su ministro de relaciones exteriores Sergei Lavrov, quisieran un gran acuerdo de todas las partes interviniendo en el conflicto, para respetar la consolidación de la autoridad del gobierno de Bashir El Assad en Siria.
.
Reconociendo la participación de la Fuerza Aérea de Rusia, el factor clave en el campo de batalla fue la intervención de Irán estructurando a partir de muy dispares integrantes, una coalición militar victoriosa cuyo rol unificador fueron la División QUDS del Ejército, y el mando del Mayor General Qassem Suleimani, el Lawrence de Arabia iraní.    En el plano político, es un triunfo para el Líder Supremo Ayatollah Ali Khamenei, sus consejeros personales Ali Ahkbar Velayati  y Ali Larijani, este último presidente del Parlamento, ambos políticos seculares; en menor grado, pueden reclamar crédito el Presidente Reverendo Hassan Rohani, y su hábil ministro de relaciones exteriores Dr. Javad Zariff.
.
Terminadas las hostilidades en las ruinas de Aleppo, la geografía de la guerra civil de Siria deja algo mas del 50% del territorio bajo control del gobierno de Bashir El Assad, la consolidación depende directamente del apoyo político y logístico de Irán y Rusia, y de la presencia en terreno de las fuerzas iraníes y su mando unificador de la coalición militar predominante.  Queda pendiente la situación de los enclaves de Estado Islámico en Racqa y Dayraz-Zawr, ambas ciudades al oeste del Éufrates, en el triángulo nor-oriental; por cuanto se sabe desde Washington y Londres, se habría tomado la decisión de lanzar una guerra aérea total  contra los mencionados enclaves, un asunto de considerable riesgo, el espacio aéreo de Siria no lo controlan Estados Unidos ni el Reino Unido, lo controla Rusia.    Tal vez, las potencias occidentales debieran considerar retirarse, militarmente, de la guerra civil de Siria.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario