viernes, 30 de diciembre de 2016

La columna del periodista Fernández


UN AÑO INSÓLITO


Por Enrique Fernández

En un año insólito como el que ahora queda atrás, 6.000 sospechosos de traficar o consumir drogas fueron asesinados en Filipinas durante los últimos seis meses… con el visto bueno del Presidente Rodrigo Duterte. De ellos, más de 2.000 murieron ejecutados por la policía y cerca de 4.000 cayeron en manos de grupos paramilitares que se sintieron autorizados para hacer justicia por su cuenta.
.
"Si conocen a adictos, mátenlos ustedes mismos, porque pedírselo a sus padres sería demasiado doloroso", dijo Duterte en su primer discurso cuando asumió la presidencia de Filipinas el 30 de junio. Y en diciembre, para aumentar los estímulos a esta inaudita campaña, el mandatario autorizó aguinaldos de entre mil y ocho mil dólares para cada policía.
.
El primer escándalo de Duterte estalló cuando era alcalde de la ciudad de Davao y en 1989 los presos de una cárcel violaron y asesinaron a una misionera australiana. “Por una parte estaba enfadado porque la violaron –dijo entonces-. Pero era tan guapa... ¡El alcalde debió haber sido el primero (en violarla)!".
.
En este lado del mundo, una de las principales noticias para un insólito año fue el triunfo electoral del empresario nacionalista Donald Trump, contra todos los pronósticos. Y este 20 de enero asumirá la presidencia de Estados Unidos en un clima de incertidumbre por los tiempos que vendrán..
.
Trump, de 70 años e ideas ultraconservadoras, ganó la presidencia en la elección de noviembre, cuando consiguió 304 delegados en los colegios electorales, 34 más que su oponente Hilary Clinton que sólo obtuvo 227. Para cualquier país de Occidente el caso es extraño, porque en el total de la votación, “la votación popular”, la esposa del ex Presidente Bill Clinton fue la verdadera ganadora, con 65,844.610 sufragios por sobre los 62,979,636 de Trump. Es decir, la candidata demócrata venció a su oponente republicano con una diferencia de más de 3.000.000 de votos y un 48% del total contra un 46% de su oponente. Pero el ganador, en definitiva, fue Trump.
.
Si el desenlace parece descabellado, lo es aún más a la luz de lo que piensa hacer el nuevo Presidente, para quien la tortura de los prisioneros es un método que “funciona”, según declaró cuando era candidato. Por eso piensa permitir que los agentes de la CIA y los militares reanuden la práctica del “submarino”, que consiste en sumergir bajo el agua la cabeza del prisionero hasta dejarlo al borde de la asfixia, para obtener una confesión. “No es lo suficientemente dura”, ha dicho Trump, pero podría ser aplicada a traficantes de drogas o inmigrantes sin documentación.
.
Tan sorprendente como el triunfo de Trump fue la votación de los británicos, que el 23 de junio optaron por retirarse de la Unión Europea. Tampoco las encuestas ni los videntes vaticinaron que los colombianos rechazarían el acuerdo de paz entre su Gobierno y la guerrilla de las FARC (Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia), el 2 de octubre.
.
Ese mismo mes, sin que nadie lo esperara, la Academia Sueca distinguió al cantante y compositor norteamericano Bob Dylan… con el Premio Nobel de Literatura. Las malas lenguas dijeron entonces que en los años venideros los ganadores de ese galardón podrían ser Silvio Rodríguez, Ricardo Arjona o el D.J. Méndez. Mientras tanto, el poeta Nicanor Parra ya perdió toda esperanza del Nobel, a sus 102 años bien vividos.
.
Pero si para nosotros este fue un año lleno de acontecimientos inusitados o tragicómicos –como las groserías del ministro de Justicia, la muñeca inflable o la jubilación millonaria de la ex esposa del Presidente de la Cámara de Diputados-, este fue el año más dramático de sus vidas para los habitantes de Alepo, en Siria. Alepo (derecha) era la segunda ciudad del país árabe después de su capital, Damasco. Sin embargo los cruentos combates entre los rebeldes y el Ejércitodejaron una ciudad en ruinas, como cruel reflejo de una guerra civil que ha dejado más de 300.000 muertos.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario